PLA.- UNA LISTA CASI DEFINITIVA DE MIS PEORES PESADILLAS

PLA.- UNA LISTA CASI DEFINITIVA DE MIS PEORES PESADILLAS
Editorial:
PLANETA
Año de edición:
Número Edición:
Materia
NOVELA JUVENIL
ISBN:
978-607-07-5752-5
Páginas:
298
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata

La familia de Esther Solar es… rara. Según la maldición que los persigue, aquello a lo que le tienen más miedo terminará matándolos cuando menos lo esperen y, por eso, su padre no ha salido del sótano en seis años; su hermano sella los interrup­tores con cinta para que nunca se apaguen y lo que se oculta en la oscuridad no lo devore; su madre, una ludópata, vive rodeada de amuletos vivos capaces de alejar la mala suerte.

Todo eso, claro, son cosas que pasan en cualquier familia…

Aunque Esther aún no sabe cuál es su miedo, está segura de que cuando lo descubra se apoderará de su vida y acabará con ella, pero se siente preparada: tiene una lista casi definitiva de sus peores pesadillas y en ella anota todo lo que debe evitar: No usar elevadores, no visitar espacios abiertos, no acercarse a las multitudes, mantenerse alejada de langostas, gansos, peces, agujas y espejos…

La lista es su mapa de vida hasta que un día desaparece junto con su celular, su dinero y su golosina favorita. El ladrón es un presumido compañero de la escuela, un peligro en potencia. A pesar de este malentendido, Jonah y Esther se hacen amigos y él le propone enfrentar un miedo a la vez, incluso uno con el que no contaba: el amor.

La familia de Esther Solar es… rara. Según la maldición que los persigue, aquello a lo que le tienen más miedo terminará matándolos cuando menos lo esperen y, por eso, su padre no ha salido del sótano en seis años; su hermano sella los interrup­tores con cinta para que nunca se apaguen y lo que se oculta en la oscuridad no lo devore; su madre, una ludópata, vive rodeada de amuletos vivos capaces de alejar la mala suerte.

Todo eso, claro, son cosas que pasan en cualquier familia…

Aunque Esther aún no sabe cuál es su miedo, está segura de que cuando lo descubra se apoderará de su vida y acabará con ella, pero se siente preparada: tiene una lista casi definitiva de sus peores pesadillas y en ella anota todo lo que debe evitar: No usar elevadores, no visitar espacios abiertos, no acercarse a las multitudes, mantenerse alejada de langostas, gansos, peces, agujas y espejos…

La lista es su mapa de vida hasta que un día desaparece junto con su celular, su dinero y su golosina favorita. El ladrón es un presumido compañero de la escuela, un peligro en potencia. A pesar de este malentendido, Jonah y Esther se hacen amigos y él le propone enfrentar un miedo a la vez, incluso uno con el que no contaba: el amor.